CERTIFICACIÓN

El Sello de Confort Acústico es un distintivo que se otorga a todas las empresas certificadas por el Instituto Internacional de Confort Acústico que hayan apostado por ofrecer un plus de calidad. Con esta certificación, el IIAC asegura el cumplimiento de los parámetros de calidad definidos por el Instituto en cuanto a aislamiento, acondicionamiento y ruido de impacto, garantizando un nivel de confort adecuado para los usuarios.


CLIENTES SATISFECHOS

El Sello de Calidad Acústica garantiza una mejor experiencia para los usuarios de sus instalaciones. El confort sonoro será una realidad en su empresa, favoreciendo a clientes y trabajadores, cuyo estado de ánimo y salud mejorarán, y por extensión su rendimiento y productividad.

MEJORES INSTALACIONES

Gracias a la auditoria del IIAC, se descubrirán posibles carencias, de la mano de un organismo altamente especializado. Esto evitaría quejas o denuncias, y todo podría quedar subsanado de una sola vez, avalado por un reconocimiento público y de prestigio como es nuestro Sello.

DIFERENCIACIÓN

Implantado a nivel nacional, nuestro Sello gana fuerza a medida que las Administraciones Públicas apuestan por el confort acústico. Por eso es tan positivo, pues marca la diferencia con la competencia y transmite valores de prestigio y calidad a través de un Sello cada día más cotizado.

DIFUSIÓN Y RECONOCIMIENTO

Conseguir nuestro Sello no es el final del camino, sino el principio. Desde el IIAC le ayudaremos a poner en marcha una campaña de promoción, con el fin de que sus clientes sean conscientes de que posee el Sello, con todos los valores que ese hecho transmite.


AUDITORÍA ACÚSTICA

En esta primera fase, el Instituto Internacional de Confort Acústico realiza una revisión inicial. Las empresas homologadas hacen efectiva la auditoría acústica de las instalaciones (mediciones acústicas del ruido de impacto ambiental, ruido ambiente, niveles generales de ruido...) y entregan un informe con todos los parámetros obtenidos.

ADECUACIÓN

En función de los parámetros acústicos obtenidos, en el caso de existir inconformidades, se tendrán que corregir para poder distinguir al establecimiento con el Sello de Confort Acústico. En caso de que el cliente lo solicite, podrá recibir asesoramiento técnico por parte de las empresas homologadas para definir las actuaciones a acometer, así como su ejecución. Implantadas las soluciones acústicas necesarias, se hace una nueva auditoría para comprobar los parámetros de las instalaciones.

CERTIFICACIÓN

Tras la auditoría realizada, si el nivel de cumplimiento obtenido es óptimo, el Instituto Internacional de Confort Acústico hará entrega del correspondiente Certificado de Confort Acústico.

DIFUSIÓN Y COMUNICACIÓN

El IIAC autoriza el uso del Sello con fines comerciales, obteniendo un mayor reconocimiento en el mercado. Además, desde nuestro gabinete de prensa se difunde la distinción a través de diferentes canales de comunicación, y se asesora a la empresa para seguir con la promoción.